Notas de prensa

29-11-2013 - 'MANIFIESTO DIA MUNDIAL DEL SIDA 2013'
MANIFIESTO DIA MUNDIAL DEL SIDA 2013

MANIFIESTO 1º DE DICIEMBRE DE 2013

Con motivo de la celebración del 'Día mundial del SIDA', la Asociación Jerezana de Ayuda a Afectados de VIH/SIDA 'Siloé' como integrante de CESIDA se adhiere a este manifiesto a nivel nacional.

COMPROMISO Y SOLIDARIDAD

El 2013 ha sido un año marcado por importantes avances científicos que nos dan esperanza de un futuro en el que se erradique la infección por el VIH. Sin embargo, estos avances científicos contrastan con el estancamiento o retroceso en los derechos de las personas que vivimos con el VIH y sida, tanto en el ámbito público como en el privado. La errónea catalogación de esta infección como 'enfermedad infecto-contagiosa' sigue siendo utilizada para discriminar a las personas afectadas en el acceso a profesiones como las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, en la contratación de seguros de salud o accidente, en el acceso a residencias para mayores, por poner algunos ejemplos.

Hace un año, activistas y representantes de ONGs denunciábamos la política socio-sanitaria del gobierno que, amparándose en la crisis financiera, había iniciado un apartheid sanitario con la finalidad de transformar el modelo sanitario público y universal en uno privado y excluyente. Lamentablemente, este año ha servido para confirmar este cambio, que ha acrecentado las desigualdades y exclusiones en el acceso al sistema sanitario.

Hace un año, el mismo día 1 de diciembre, aparecía publicado en el BOE un decreto que abría las puertas al pago de los medicamentos expedidos en las farmacias hospitalarias y que se ha materializado en octubre de este año, afectando a las personas con VIH que están coinfectadas con la hepatitis C o que tienen alguna infección oportunista. La fecha elegida por el Gobierno para la publicación de este decreto fue una burla hacia las personas y organizaciones que trabajamos para paliar los efectos del VIH y el sida, así como una demostración del nulo interés que les suscitamos las personas afectadas.

Hace un año, debido a la falta de campañas informativas por parte de las administraciones públicas y de la falta de una educación sexual apropiada en centros educativos, denunciábamos el aumento progresivo de nuevos casos de VIH entre nuestras y nuestros jóvenes. Hoy podemos confirmar esta tendencia, siendo significativa entre los colectivos más vulnerables.

Durante este año, hemos seguido observando la sordera imprudente del Ministerio de Sanidad ante los pronunciamientos constantes, tanto de la sociedad civil, asociaciones de profesionales sanitarios, científicos u organizaciones internacionales que alertan contra las nefastas consecuencias de las medidas de este Gobierno.

Durante este año, hemos asistido a un creciente incremento de restricciones, reducciones y trabas para la dispensación en las farmacias hospitalarias de medicamentos antirretrovirales, así como a la negación de acceso a medicamentos contra la hepatitis C de las personas privadas de libertad y a la restricción en el acceso al uso compasivo de los últimos medicamentos para estos pacientes, restricción que en la mayoría de los casos supone la diferencia entre la vida y la muerte.

Durante este último año hemos asistido a una creciente fobia hacia la comunidad LGTB en muchos países de nuestro entorno que afecta también a nuestro país, donde el Gobierno y muchas administraciones autonómicas parecen más interesados en retrotraernos a épocas ya olvidadas que a velar por los derechos de la ciudadanía . Todo esto afecta especialmente a las personas con el VIH, ya que el estigma y la discriminación asociado a lesbianas, gais, transexuales y bisexuales tiene como consecuencia una dificultad añadida en las medidas preventivas, así como un mayor retraso diagnóstico en la infección por el VIH. Antes de acabar este manifiesto queremos comunicaros que este año, de nuevo, los actos que estamos celebrando alrededor del Día Mundial de Lucha contra el SIDA, se enmarcan en el trabajo conjunto que estamos realizando desde la Alianza de Plataformas de VIH/sida del Estado español. Son ya 2 años los que llevamos denunciando la inexistencia de una respuesta al VIH adecuada por parte de este Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad y del Plan Nacional sobre el Sida. Dos años en los que hemos visto como la Secretaría del Plan Nacional sobre el Sida se diluía en el organigrama del Ministerio, 2 años de recortes de su presupuesto, de recortes de su personal, de desconocimiento del dinero destinado a las Comunidades Autónomas para que den una respuesta adecuada y específica al VIH, 2 años sin campañas de prevención y sin iniciativas para acabar con el estigma y la discriminación que sufrimos las personas con VIH, y 2 años de subvenciones a ONGs tardías y escasas, reducidas en un 75% respecto a la anterior legislatura lo que ha obligado a cerrar programas, a cerrar entidades y a acabar con líneas de trabajo desarrolladas desde la sociedad civil que consideramos imprescindibles. En este tiempo el Gobierno ha vulnerado los Derechos Humanos con el decretazo que excluye a las personas inmigrantes de la sanidad, se ha acabado con la universalidad y la equidad de nuestro sistema sanitario y se han incumplido acuerdos internacionales en materia de VIH. Se ha acabado también el Plan que dirigía la respuesta del gobierno al VIH, plan del que se ha hecho una evaluación precaria, que no aporta respuestas para planificar una respuesta mejorada al VIH. Y lamentablemente llevamos ya un año sin un nuevo plan, una nueva estrategia, que intente dar respuesta al VIH en los próximos años. En este panorama desalentador las ONGs prevemos una realidad cada vez más complicada para los sectores más vulnerables de la sociedad, como consecuencia de estas políticas que ignoran a estos sectores y que pretenden imponer ideologías con la excusa de la crisis. Es fundamental dar una respuesta organizada, comprometida, sostenida y solidaria al VIH, contando con todos los agentes implicados y con una inversión suficiente para conseguir el ansiado Objetivo Cero. La actual coyuntura económica no puede ni debe justificar recortes en derechos básicos, como es el de la salud. Desde CESIDA, Coordinadora Estatal del VIH-Sida:

Exigimos la retirada inmediata del Real Decreto 16/2012, así como de los sucesivos decretos y recortes referentes al sistema sanitario, de tal manera que volvamos al modelo ejemplar de sanidad que teníamos.

Exigimos al Gobierno el acceso de toda la población, y cuando decimos toda nos referimos también a las personas privadas de libertad y a aquellas en situación administrativa irregular, al seguimiento y tratamiento de la infección por el VIH, así como a los últimos tratamientos para la Hepatitis C.

Exigimos a la Administración General, así como a las Autonómicas y Municipales, la realización de campañas de prevención y fomento de la prueba del VIH, así como la implantación de la prueba rápida en todos los centros de salud y un mayor apoyo a las ONGs, para que éstas puedan llegar a aquellos sectores de la sociedad más vulnerables.

Exigimos descatalogar el VIH y sida como enfermedad infecto-contagiosa o, en su defecto, el cese de todas las restricciones derivadas de esta catalogación, vigilando y sancionando todas las infracciones que a este respecto se produzcan por parte de empresas y administraciones, tanto públicas como privadas.

Pedimos que la sociedad civil se implique en la respuesta al VIH y sida, así como en la defensa de una sanidad pública y universal, uniendo sus voces con las nuestras en la denuncia de todas las vulneraciones de los derechos sanitarios, construyendo una sociedad en la que la condición serológica de una persona no suponga un estigma que condicione su calidad de vida.

Para finalizar, en nombre de las personas que vivimos con el VIH y de las entidades que firmamos este manifiesto, queremos agradecer a todos aquellos profesionales médicos y personal sanitario que siguen atendiendo a todos los pacientes, sea cual sea su situación legal. Agradecemos también a todos aquellos profesionales sanitarios y científicos, políticos, organizaciones y personas que a nivel individual están apoyando y trabajando por impedir que las medidas anti-sanitarias de este Gobierno sigan adelante. Agradecer muy especialmente a las ONGs que, pese a todas las restricciones económicas, siguen trabajando día a día para llegar a las poblaciones más vulnerables, al tiempo que pedimos al resto de la sociedad su apoyo ante un problema, que nos concierne a todos y a todas. En los derechos sanitarios, y en especial en la respuesta al VIH y al sida, no existen medias tintas, no vale mirar hacia otro lado. Debemos ofrecer una respuesta global y, por lo tanto, no pueden existir pacientes de primera o de segunda clase. En nombre de todas las personas afectadas por el VIH y el sida, de las compañeras y compañeros que ya no están con nosotros y de todas las personas a las que nos preocupan los derechos socio-sanitarios, un año más volvemos a reclamar una sanidad pública y universal para todas y para todos.

Este año más que nunca es necesario el compromiso y la solidaridad de toda la sociedad para no dar ni un paso atrás en la respuesta al VIH y al sida.

Este lazo rojo que hemos colocado quiere llamar la atención sobre la situación del Sida antes manifestada así como las exigencias que se indican.



Novedades